ORGANIZACIONES COMPLEJAS

La complejidad en las organizaciones no solo se determina por el tamaño de éstas, más bien, como se ha  mencionado,  es el resultado del crecimiento en el número de variables, los elementos con los que cuenta (grupos, áreas, personal) y las relaciones que se dan entre éstos. Las cantidad y tamaño en las relaciones entre el sistema y su entorno nos darán un parámetro de que tan permeable o no es el sistema, es decir, que tan abierto es.

Para los sistemas complejos, lo más difícil de predecir es su comportamiento y evolución futura, ya que en muchos de los casos el comportamiento de los grupos e individuos son de naturaleza emergente.

Existe una gran diversidad de sistemas complejos, entre los cuales podemos mencionar: los sistemas de cómputo, los físicos, los biológicos, los sociales y los económicos.

Por lo anterior, podemos mencionar que una de las características básicas que identifican a las organizaciones complejas, las cuales pueden ser vistas como sistemas complejos, son: el grupo numeroso de elementos que participan y sus relaciones internas y externas.

Otros aspectos que se han considerado en el incremento de la complejidad en las organizaciones es la diversidad del medio, la diversidad de los productos y/o servicios que genera,  y nuevamente las relaciones e interrelaciones entre ellos. Bajo la perspectiva anterior y de acuerdo al modelo que presenta Mary Jo Hatch, con respecto a la incertidumbre, la complejidad y la velocidad de cambio del medio, se puede mencionar que: la incertidumbre es la respuesta a la velocidad de cambio del medio y a la complejidad.

Podemos mencionar, de acuerdo a lo anterior, y citando a Ilya Prigogine, que la evolución de los cambios de estado de los sistemas complejos, se produce obedeciendo a pequeños cambios en los elementos que constituyen el sistema, y que se traducen en cambios de todo el sistema.

Todo cambio que se genere en una organización o fuera de ésta, genera una ruptura del orden preestablecido, sin embargo, se deberá, o se generará nuevamente el equilibrio con el entorno.

La ley de la variedad requerida de Ashby, es uno de los intentos para explicar como las organizaciones responden a la incertidumbre del medio. La ley requerida de Ashby tiene como objetivo el planteamiento de que la variedad existente en el entorno solo puede ser atenuada si la variedad del sistema es mayor o igual a esta. De lo anterior podemos decir que: la estructura de la organización tenderá a responder a la complejidad del medio, y adoptara condiciones similares a las del medio.

LA ESTRUCTURA ORGANIZACIONAL

De acuerdo a Strategor, “la estructura organizacional es el conjunto de las funciones y de las relaciones que determinan formalmente las funciones que cada unidad deber cumplir y el modo de comunicación entre cada unidad”. Con forme se tiene un crecimiento en el número de funciones y de interrelaciones entre estas, la estructura va creciendo en complejidad. El grado de especialización de los trabajos, el incremento en el número de puestos y la comunicación entre estos,  han sido otro detonante que ha permitido el crecimiento de la complejidad en las organizaciones y en sus estructuras.

El medio ambiente al influir en la incertidumbre y la dinámica del comportamiento de una organización, influye en la estructura organizacional de éste.

De lo anterior se puede establecer que el tipo de estructura recomendada, en el caso de los sistemas con poca incertidumbre del medio, se adecua a la estructura mecánica y en el segundo caso, con sistemas de mayor incertidumbre, se recomienda la estructura orgánica.

Las características de la organización mecánica son:

  •           De naturaleza rígida
  •           Muy centralizada
  •           Información orientada según organigrama.

La organización orgánica se caracteriza con:

  •           Equipos de trabajo transfuncionales y transjerárquicos
  •           Departamentalizada
  •           Información dirigida libremente entre el grupo de trabajo

 Otro de los aspectos que mencionamos, es la variedad en los factores que entran y salen de la organización (productos y/o servicios), los cuales, generalmente son tomados en cuenta para medir la complejidad de una organización. La Variedad de factores en una organización ordinariamente requiere de una mayor  cantidad de recursos y energía.

 La organización hace uso de atenuadores y amplificadores para controlar algunos de los efectos de la variedad de factores del medio ambiente., es decir, para aumentar o reducir los efectos de los factores sobre la organización.

Dentro de la organización, podemos ejemplificar los atenuadores como: el uso de las TI, o específicamente las redes tecnológicas,  para minimizar errores y agilizar procesos en los sistemas de información. Mientras que para los amplificadores, podemos mencionar la capacitación y la motivación al personal quien podrá contar con más opciones para manejar la variedad. Los amplificadores son conocidos como puntos de apalancamiento de la organización y buscan provocar un efecto exponencial con un esfuerzo inicial que no es proporcional. Debe ser objetivo de la organización identificar y aplicar estos puntos de apalancamiento.

La relación que se da entre los recursos y la variedad requerida puede presentarse en tres estados:

a)    Los recursos son mayores que la variedad requerida; exceso de costo en el sistema.

b)    La empresa cuenta con los recursos necesarios para atender la variedad requerida; equilibrio dinámico.

c)    La empresa cuenta con recursos insuficientes para atender a la variedad requerida; La empresa esta seriamente amenazada y pierde demasiada energía  que la puede llevar a morir.

La dinámica actual, requiere que las organizaciones reduzcan sus ciclos de producción y proporcionen una mayor calidad y variedad en los productos y/o servicios.

http://www.colparmex.org/Revista/Art4/20.htm